El Departamento de Salud planifica y desarrolla inversiones en equipamientos de salud para disponer de una red sanitaria adecuada a las necesidades de salud de la población.

Las inversiones en los equipamientos sanitarios públicos responden a la voluntad de mejorar el equilibrio territorial, modernizar los equipamientos existentes e incrementar la capacidad de resolución de problemas y la calidad asistencial.

El Departamento de Salud realiza una planificación detallada de acuerdo con las necesidades de salud detectadas y con las prioridades determinadas por las regiones sanitarias.

Una planificación de la inversión que permite:

  • Facilitar el acceso y acercar servicios: los nuevos dispositivos tienen que ayudar a facilitar el acceso de la ciudadanía a los servicios de salud, independientemente de su lugar de residencia y de su nivel socioeconómico, y ha seguir acercando los servicios a la ciudadanía, a fin de que pueda resolver la mayor parte de sus problemas de salud en su entorno de residencia.
  • Dar respuesta a las necesidades actuales y futuras: de acuerdo con las necesidades que plantean los cambios demográficos, tanto de crecimiento de la población como de incremento de personas mayores con algún tipo de dependencia, y también de acuerdo con las necesidades de salud que se prioricen en el Plan de salud.
  • Disponer de una red moderna: capitalizar y modernizar las infraestructuras ya existentes con el fin de hacerlas más resolutivas y eficientes a través de la introducción de nuevas técnicas y tecnologías diagnósticas y de la mejora de los sistemas tecnológicos y de información.