El CatSalut tiene como principal objetivo garantizar la atención sanitaria de cobertura pública, integral y de calidad a la ciudadanía de Cataluña.

Historia

El 14 de junio de 1990 el Parlament de Catalunya aprueba la Ley de ordenación sanitaria de Cataluña (LOSC), como resultado de las actuaciones que la Generalitat lleva a cabo desde el traspaso en 1981 de las transferencias en materia de salud para responder a la necesidad de ordenar, planificar y gestionar el sistema sanitario catalán.

El 1 de enero de 1991 entra en funcionamiento el Servicio Catalán de la Salud, creado para la LOSC como ente público de carácter institucional adscrito al Departamento de Salud y configurado para todos los centros, los servicios y los establecimientos sanitarios públicos y de cobertura pública de Cataluña.

El CatSalut, como se conoce el Servicio Catalán de la Salud de forma abreviada, es el eje fundamental de la ordenación sanitaria de nuestro país y nace con la voluntad de planificar, financiar, comprar y evaluar los servicios sanitarios, si bien estas funciones se han ido adaptando y redefiniendo con el tiempo con el fin de conseguir adaptar el modelo a las nuevas necesidades.

Nuestro sistema de salud queda configurado a partir de un modelo público, centrado en la atención a la persona y que responde y consolida la realidad de nuestro territorio y las singularidades históricas del contexto sanitario catalán fruto del esfuerzo, entre otros, de la sociedad civil, las entidades sociales y la Administración local. El modelo apuesta, pues, por el aprovechamiento de todos los recursos sanitarios existentes ya sean de titularidad pública o privada –sistema sanitario mixto- para poder hacer efectivo el derecho constitucional de protección de la salud.

Más información

Principios del modelo

En el marco de este modelo sanitario, el sistema sanitario público de Cataluña se ha ordenado de acuerdo con los principios de:

  • Sistema con voluntad de asistencia universal.
  • Abordaje integral de la salud desde la salud pública a la atención primaria y comunitaria, la atención hospitalaria, la atención sociosanitaria, la atención en salud mental y también la atención desde el ámbito social.
  • Equidad y superación de las desigualdades territoriales o sociales para la prestación de los servicios sanitarios.
  • Simplificación, racionalización, eficacia y eficiencia de la organización sanitaria.
  • Descentralización. El Servicio Catalán de la Salud se estructura a través de las regiones sanitarias, demarcaciones territoriales desconcentradas que se delimitan a partir de criterios geográficos, socioeconómicos y demográficos, entre otros, y que se dotan de un amplio abanico de competencias propias. Las regiones sanitarias se ordenan en sectores sanitarios, órganos igualmente desconcentrados, que desarrollan las actividades de prevención de la enfermedad, promoción de la salud, salud pública, y la asistencia sanitaria y sociosanitaria en su nivel de atención primaria. A la vez, los sectores sanitarios están formados por un conjunto de áreas básicas de salud, unidades territoriales donde se presta la atención primaria de salud de acceso directo de la población, principalmente por medio del centro de atención primaria.
  • Integración de servicios en una red desde servicio público constituida por entidades de diversa titularidad jurídica -Sistema sanitario integral de utilización pública de Cataluña (SISCAT)-, que incluye la red de centros de internamiento y de centros y servicios sanitarios de ámbito comunitario de utilización pública de Cataluña.
  • Gestión descentralizada. Hace referencia a las diferentes fórmulas de gestión –directas, indirectas o compartidas- que el Servicio Catalán de la Salud puerto utilizar para gestionar y administrar los servicios y las prestaciones del sistema sanitario público.
  • Participación comunitaria. La participación de la sociedad civil en la toma de decisiones se articula mediante el Consejo de Salud de Cataluña y los consejos de participación territorial de salud, donde tienen representación las entidades locales, los usuarios y los proveedores de servicios sanitarios, los sindicatos, las organizaciones empresariales y las corporaciones profesionales.

El sistema sanitario del futuro

En un entorno de grandes retos sociales, económicos y políticos, el CatSalut tiene que seguir garantizando la asistencia sanitaria con calidad y asegurando la sostenibilidad del sistema sanitario público donante respuesta a las necesidades cambiantes de la sociedad.

De una banda, el envejecimiento de la población y el cambio en las necesidades y en el abordaje de las enfermedades; de otra, la evolución de las tecnologías de la comunicación y la información y el apoderamiento de la ciudadanía que cambian al modelo de relación con los profesionales y con el propio sistema; como también, el aumento de las desigualdades provocado por el impacto de la crisis económica en las condiciones de vida de las personas. Estos son los retos en los cuales el CatSalut tiene que dar respuesta.

Quatres ejes para la transformación del CatSalut

Ante estos retos, el CatSalut propone un proceso de transformación del sistema en torno a 4 ejes de actuación prioritarios:

  • Potenciar la intervención comunitaria e intersectorial. Muchos de los factores que condicionan el estado de salud de las personas no pertenecen propiamente al sistema sanitario (estilos de vida, situación socioeconómica, factores ambientales..). La respuesta asistencial adecuada será, pues, la que asegure una integración de los servicios que supere las barreras de las líneas asistenciales, en el mismo tiempo que despliegue estrategias de coordinación con otros servicios no sanitarios.
  • Priorización de las actuaciones en el ámbito de la salud mental. Hace falta garantizar un sistema de salud que provea una atención integrada de la salud física y mental de las personas y orientarnos a la recuperación y la inclusión social, con servicios alternativos a la hospitalización convencional.
  • Desarrollo de redes asistenciales. Las sinèrgies entre los diferentes centros y profesionales será el medio para mejorar la equidad en el acceso, la efectividad y la eficiencia en la prevención y el tratamiento de determinadas enfermedades, especialmente de alta especialización, como es el caso del cáncer.
  • Potenciación de la participación efectiva de los profesionales y de la ciudadanía. Los profesionales sanitarios son conocedores de la realidad y los grandes actores en todo el proceso de respuesta a los nuevos retos del sistema. Es necesario, pues, que su visión quede reflejada en al gestión sanitaria. Al mismo tiempo, hace falta que el ciudadano participe más activamente, no sólo en el proceso de decisión de su tratamiento, sino, también, en la definición de las políticas públicas.

25 años del CatSalut (1991-2016)

Hace veinticinco años que se creó el Servicio Catalán de la Salud. Con estos años el sistema sanitario catalán se ha consolidado como un sistema público, equitativo, eficiente y sostenible, al servicio de las necesidades de la población gracias al esfuerzo, la implicación y el compromiso de todos los agentes que intervienen (gestores, ciudadanía y profesionales sanitarios).

Con el fin de conmemorar el 25º aniversario de la creación del Servicio Catalán de la Salud el 14 de diciembre de 2016 tuvo lugar la jornada “25 Años al servicio del Sistema Nacional de Salud de Cataluña: Miramos hacia el Futuro”.

Fecha de actualización:  08.05.2017