• Imprimir

Atención a la salud mental y adicciones

El trastornos mentales tienen un importante impacto en la calidad de vida de la persona y afectan a todos los ámbitos de relación interpersonal (familiares, laborales y sociales). Para contribuir a la mejora de la calidad de vida de estas personas y la de sus familias los servicios de salud mental garantizan una atención integral que prevea la promoción de la salud, la prevención, el tratamiento y la rehabilitación, así como la inserción social y laboral de las personas afectadas.)

La atención a la salud mental prioriza la inserción a la comunidad y combina diversas posibilidades de atención en el ámbito ambulatorio, comunitario de rehabilitación, de internamiento y de atención a las adicciones, teniendo en cuenta las necesidades de las personas, enfermas y de sus familias.

El modelo prevé, pues, una atención interdisciplinaria, con equipos formados por profesionales de la psiquiatría, la psicología, el trabajo social y la enfermería, entre otros.

La atención primaria es la pieza clave en la detección precoz y la atención de los problemas de salud mentales más leves, como la ansiedad y la depresión. Un equipo de profesionales especialistas en salud mental dan apoyo en los equipos de atención primaria y se integran en los centros de atención primaria (NINGUNO). Aparte, y por casos más graves, los servicios de atención a la salud mental se prestan desde diferentes servicios especializados.

Los servicios de salud mental y adiciones forman parte de la Cartera común básica, que son los servicios asistenciales cubiertos de manera completa por financiación pública.

En estos centros, equipos multidisciplinares integrados básicamente para psiquiatras, psicólogos, trabajadores sociales y personal de enfermería, prestan una atención especializada en régimen ambulatorio, a aquellas personas derivadas desde la atención primaria. Pueden ser:

  • Centros de salud mental de adultos (CSMA), para la atención ambulatoria psiquiátrica y de apoyo a la atención primaria para las personas mayores de 18 años,
  • Centros de salud mental infantil juvenil (CSMIJ), por ), para la atención ambulatoria psiquiátrica y de apoyo a la atención primaria para niños y adolescentes hasta los 18 años.
  • Consultas periféricas de salud mental. Son los centros donde se desplazan los profesionales de los CSMA y el CSMIJ para garantizar la atención en las zonas con mucha dispersión geográfica, baja densidad de población o de difícil acceso.

Los servicios de hospitalización de salud mental son los servicios orientados a las personas que, de manera voluntaria o involuntaria, necesitan de un periodo prolongado de hospitalización para garantizar su reinserción en la comunidad en condiciones de estabilidad clínica. Estas personas presentan síntomas graves y persistentes, de evolución crónica con importante desadaptación social y familiar, con limitaciones del funcionamiento autónomo y riesgos personales y sociales. con trastornos mental con síntomas graves y persistentes, de evolución crónica con desadaptación social y familiar con limitaciones del funcionamiento autónomo y riesgo personales y sociales.

Estos servicios de internamiento se prestan desde los hospitales psiquiátricos, junto con los servicios de psiquiatría de los hospitales generales y de los centros sociosanitarios autorizados. Cuentan con recursos para atender a pacientes con trastornos en fase aguda y subaguda y unidades diferenciadas por término medio o larga estancia para los enfermos crónicos o de larga evolución.

Los hospitales de día psiquiátricos prestan servicios de hospitalización parcial para la rehabilitación de las personas con trastornos mentales sin necesidad de internamiento. Se combinan los tratamientos farmacológicos, psicoterapéuticos y de rehabilitación, con el objetivo de conseguir, en la medida de las posibilidades de cada caso, el máximo nivel de reinserción familiar, social y laboral de las personas que sufren el trastorno.

En estos centros se prestan servicios de rehabilitación para las personas con trastornos mentales graves, con un cierto grado de autonomía y estabilidad de la enfermedad, que no presentan situaciones de descompensación aguda. El objetivo es ofrecer un espacio terapéutico que les permita alcanzar uno cierto grado de autonomía y estabilidad mediante un tratamiento rehabilitador de las capacidades personales y habilidades sociales al mismo tiempo que continúan ingresados en su medio familiar.

La atención en salud mental en el ámbito de las adicciones dispone de múltiples servicios dirigidos a personas consumidoras de drogas. El objetivo es reducir al máximo los problemas de salud física y los daños de cariz psicosocial que sufren estas personas, así como motivar y facilitar el acceso al tratamiento.

Para prestar estos servicios hay diversos dispositivos, algunos de tipo ambulatorio como los centros de atención y seguimiento a las drogodependencias en el ámbito ambulatorio (CASO), otros hospitalarios como las unidades hospitalarias de desintoxicación, las unidades de patología dual, los centros de crisis y otros residenciales como los centros de día, los pisos de reinserción y las comunidades terapéuticas que dependen del Departamento de Bienestar Social y Familia, aunque son autorizadas por el Departamento de Salud.

Fecha de actualización:  02.05.2017